Publicidade

Ourense Termal


Atrás · Actualidade · A guía de ECO · Subscrición · Contacto

¿Quedará alguien para fichar?

PUBLICADO O 08 DE AGOSTO DE 2019 · (0)



PEPE CASTRO · PERIODISTA


A mediados de mayo, el Gobierno, muchos políticos, no pocos tertulianos y algunos empresarios y trabajadores estuvieron entretenidos con el registro obligatorio de la jornada laboral, lo que antes se llamaba “fichar”, una norma muy poco elaborada y nada consensuada, pero necesaria para proteger a los trabajadores de los abusos de las horas extras y beneficiar a las empresas cumplidoras frente a aquellas que practican una competencia desleal.

Mientras eso ocurría apareció el anuncio del Expediente de Regulación de Empleo del Banco de Santander, que va a afectar a miles de empleados y a cerrar muchas oficinas. En abril otra entidad, CaixaBank, abandonó sus condiciones unilaterales leoninas y se avino a negociar con los sindicatos su ERE para cientos de trabajadores. Nada nuevo, la oleada de los ERE empezó en enero con los anuncios de VodafoneLa NavalFordDía y muchos otros.

Galicia también sufre estas y más convulsiones del mercado laboral. Desde hace meses el paro amenaza a los trabajadores de Alcoa, de San Ciprián, de Ferroatlántica y de otras industrias de consumo eléctrico intensivo; está escrita la sentencia de muerte para MeiramaAs Pontes y ENCE; cierran cientos de autónomos y agoniza el pequeño comercio.

Es curioso que estas sacudidas laborales abren un día los informativos y aparecen destacadas en los periódicos y después desaparecen de la primera línea informativa porque ya nada impresiona en este mercado laboral, cada día más volátil. Se ve con normalidad que grandes o medianas empresas muchas con beneficios planteen un ERE y manden a casa a miles de trabajadores con conocimientos y experiencia para seguir contribuyendo a la productividad de las compañías.

La culpa la llevan la incertidumbre global que generan el Brexit, las guerras de Trump, los vientos de cola que ya no soplan con tanta intensidad a favor de la economía y la incertidumbre interna sobre la situación política española, poco estable.

Añadan el factor tecnologías que causan estragos en el tejido empresarial en todo el mundo. La OCDE estima que un 20 % de los empleos en España 14 % en Europa se van a automatizar y serán “desempeñados” por robots, y sostiene que nuestro país es uno de los más amenazados por la tecnología y la robotización que están cambiando el mercado laboral en todo el mundo. ¿Quedará algún trabajador para fichar?

¿Algún remedio? Los técnicos de ese organismo, que agrupa a las economías más importantes del mundo, recomiendan intensificar la formación con programas que reciclen a los trabajadores para desempeñar los nuevos empleos que crearán las mismas tecnologías que destruyen los actuales. “Sin acciones formativas inmediatas la brecha entre la población que puede encontrar trabajo y aquella que quede descolgada seguirá creciendo”, afirman. Este es el remedio y el reto.

Pero en España “pasamos” de esa recomendación. Ni en las pasadas campañas electorales, ni después se escucharon propuestas para planificar acciones formativas que recuperen a los trabajadores para su reingreso en el mercado laboral. El sistema educativo tampoco se ocupa de capacitar a los estudiantes de hoy para desempeñar trabajos que mañana serán muy distintos.

Lamentablemente, aquí seguimos enfrascados en el control horario, en “fichar” en los relojes de viejas empresas que destruyen trabajo. Mientras, se multiplican los ERE ¿quedará alguien para fichar? y otras empresas no encuentran trabajadores capacitados para los nuevos empleos. El problema importante no es, por tanto, fichar o no fichar. Son los ERE de ahora y la poca capacitación para los empleos del futuro.



Comentar








Enviar

Comentarios (0)